El baúl de Pandora

Reservado para los que deseen abrir su mente


Deja un comentario

Armas que cambiaron la Historia (I)

Hoy vamos a inaugurar otra de nuestras secciones (estamos que no paramos últimamente) presentando aquéllas armas o vehículos que cambiaron el curso de las guerras a lo largo de la Historia y que permitieron construir imperios y también ser responsables de las mayores atrocidades, tales como el carro hitita, o la bomba atómica. Esperemos que os guste.

En nuestra primera entrega vamos a presentar uno de mis preferidos: el Supermarine Spitfire.

800px-Spitfire

Diagrama del Spitfire. Autor: afromac. Vía Wikipedia. Esta obra está en el Dominio Público.

El supermarine Spitfire, literalmente “escupe fuego” de la RAF (Royal Aire Force) fue el principal caza monoplaza utilizado por los británicos durante la II Guerra Mundial en la conocida como Batalla de Inglaterra. Dicho nombre se atribuye a Sir Robert MacLean, director de Vickers – Armstrong, la empresa encargada de fabricarlos, en referencia al carácter temperamental de su hija, haciendo referencia el término a una persona apasionada y feroz, principalmente mujer. Impidió la supremacía aérea de la Luftwaffe sobre el canal de la Mancha y la invasión alemana de la isla en la Batalla de Inglaterra, que comenzó el 24 de agosto de 1940. El III Reich planeaba sendas ofensivas sobre la isla: aérea (“El Día del Águila”) y marina (“Operación León Marino”). Todo ello con el objetivo de completar una ocupación efectiva de la isla en un intento alemán de cerrar el frente occidental y concentrarse en la conquista de Rusia (“Operación Barbarroja”).

El Spitfire fue diseñado por R. J. Mitchell, diseñador jefe de Supermarine Aviation Works. Hubo más de 40 versiones y fue el único avión producido constantemente durante la guerra. Aquí podéis ver las características del modelo británico durante la Batalla de Inglaterra, ya que es el más conocido (datos extraídos del libro, “La Segunda Guerra Mundial” de Ricardo Artola):

Tipo: caza y cazabombardero monoplaza.

Potencia: 1.478 caballos

Velocidad máxima: 594 km/hora.

Techo de servicio: 11.125 metros.

Autonomía: 1827 kilómetros.

Peso (en vacío/ máximo en despegue): 2.267/ 2911 kilogramos.

Dimensiones (envergadura/ longitud/ altura): 11,23/ 9,12/ 3,02

Armamento: 8 ametralladoras de 7,7 mm.

La principal innovación de este avión de combate fue el ala elíptica que presentaba tenía una sección transversal delgada que le permitía alcanzar una mayor velocidad punta, indispensable contra el mayor blindaje y tonelaje de los Messerschmitt BF 109 alemanes.

Ello permitía una mejor y mayor maniobrabilidad y velocidad para sorprender a los cazas alemanes. A pesar de no ser el avión de combate que soportó el mayor peso de la batalla aérea, en favor del Hawker Hurricane, es el símbolo de la resistencia británica y aliada que se utilizó durante la Batalla de Inglaterra y que ha perdurado hasta nuestros días con esa función. Fue muy querido por sus pilotos y utilizado como caza, caza bombardero, avión interceptor y de reconocimiento como principales funciones. Aquí tenéis un vídeo de un vuelo de un Spitfire:

Aunque durante la práctica totalidad del desarrollo de la batalla, los pilotos de la RAF estaban en inferioridad numérica, debido al reclutamiento voluntario e improvisado que se llevó a cabo ante la inminente confrontación, la valentía y motivación de los pilotos (tanto británicos como los voluntarios canadienses, norteamericanos, franceses de la Francia Libre y hasta polacos que se alistaron), la dispersión de recursos y de oportunidades que adoleció Hitler para acabar con la batalla, así como la inminente apertura del frente oriental provocaron la derrota alemana.

800px-Spitfire_IIA_P7350

Avión despegando durante el Memorial de la Batalla de Inglaterra. Vía Wikipedia. Esta obra está bajo licencia de la GNU Free Documentation License.

La victoria aliada en la Batalla de Inglaterra se convirtió en un rayo de esperanza frente al aparente imparable avance alemán y su importancia fue, además de moral y psicológica, estratégica, ya que permitió el posterior reagrupamiento del bando aliado para la consumación del Desembarco de Normandía en 6 de junio de 1944. La importancia de este acontecimiento quedó reflejada en las palabras tanto juiciosas como emotivas de Winston Churchill:

“Nunca en la historia del conflicto humano tantos debieron tanto a tan pocos”.

Fuentes utilizadas

Artola, Ricardo: “La Segunda Guerra Mundial”. Historia Alianza Editorial. 2007. Pinto (Madrid).

– http://es.wikipedia.org/wiki/Wikipedia:Portada