El baúl de Pandora

Reservado para los que deseen abrir su mente


Deja un comentario

Conflictos religiosos en los siglos XVI y XVII

A continuación os presento otra infografía sobre los principales conflictos religiosos de los siglos XVI y XVII en la Europa dividida por las Guerras de Religión, la Reforma protestante y la Contrarreforma. Faltan algunos puntos importantes, pero habrías de perdonarme por no introducir absolutamente todos (lo cuál sería fabuloso) dado el carácter sintético de la infografía. Un saludo y ¡espero que os guste!

1412179108


3 comentarios

Nuevo bloguero

Hoy es un día magnífico e increíble. Cómo habréis podido comprobar, hay cambios en la sección de blogueros. Tenemos el privilegio y el placer de contar con Francisco Javier Villanueva, un reputado especialista dentro del campo de las Ciencias Sociales durante más de 20 años, investigando y trabajando actualmente en la conceptualización de las categorías epistemológicas de las Ciencias Sociales y su repercusión en los movimientos sociales actuales, que ha mostrado un excepcional interés por nuestro blog y la labor que realizamos en él. Los más avispados os habréis dado cuenta de sus constantes apariciones en comentarios a lo largo de los diferentes posts publicados en este espacio. Ya lo iréis conociendo un poco más, pero de una cosa podéis estar seguros, no decepcionará a absolutamente a nadie.

Bienvenido Javier, un caluroso abrazo de todo el equipo.


Deja un comentario

Infografías

En esta nueva sección, iremos colgando todas las infografías que realizamos sobre diferentes temas. Nuestros acostumbrados seguidores se darán cuenta de que dichas infografías aparecen asociadas a las diferentes entradas correspondientes. Esta categoría estará única y exclusivamente reservada, a modo de resumen, para recopilar todas las infografías empleadas.

P.D: Puede que la calidad de las mismas sea bastante mejorable pero ¡estamos familiarizándonos con la aplicación! Estamos abiertos a comentarios constructivos para mejorarlas ¡Un saludo!


Deja un comentario

La teoría demográfica Malthusiana

Comenzamos hoy con una nueva entrada, inaugurando una sección que consideramos de vital importancia para aquéllas personas aficionadas a la Historia y a la Filosofía, que al no disponer de conocimientos más profundos sobre ciertos temas de especial relevancia pueden perderse en la maraña conceptual presentes en dichos apartados del conocimiento. La idea principal es acercar al lector y sintetizar con objetivo didáctico conceptos considerados básicos para el estudio de ambas materias. ¡Esperemos que os guste!

TeorademogrficadeMalthus

El primero de estos conceptos es la teoría demográfica malthusiana. Es una teoría demográfica, sociopolítica y económica, desarrollada por el británico Thomas Malthus (1766 – 1834) en su libro Ensayo sobre el Principio de la población con el objetivo de explicar el comportamiento demográfico de las sociedades a lo largo de la historia y aplicarlo a sus circunstancias y tiempo histórico concreto: la Revolución Industrial en Gran Bretaña. Según la citada teoría, las crisis demográficas causadas por las hambrunas frecuentes a lo largo de la Historia, tendrían su origen en los diferentes ritmos de crecimiento de ambas variables: recursos (alimenticios principalmente) y población. En este contexto, los alimentos crecerían siguiendo una progresión aritmética, es decir, las diferencias entre sus números crece a un ritmo constante a través de la suma de los mismos; mientras que la población crecería en progresión geométrica, es decir, siendo sus números multiplicados por una razón constante (p. ej. valor 2). Por tanto, se demuestra el desequilibrio existente entre ambas variables. Según Malthus, si este proceso no era frenado por agentes catastróficos endógenos o exógenos (p.ej. guerras, pestes o emigraciones), tendría lugar la pauperización de la forma de vida del ser humano, hasta llegar, incluso, a su extinción, lo que se definió posteriormente como catástrofe malthusiana.

Aunque esta teoría tuvo una especial relevancia (hasta 1914 con el neomalthusianismo) para el desarrollo de ciencias jóvenes como la Demografía, actualmente se encuentra obsoleta.


3 comentarios

El show de Platón

En este post vamos a comentar una de las películas, en mi modesta opinión, más interesantes y relevantes, no sólo por la elaboración de la trama en un guión perfecto, sino por sus implicaciones morales, psicológicas, sociales y antropológicas, entroncando directamente con la alegoría de la caverna de Platón y su teoría del mundo de las ideas (este punto ya también tratado en el post sobre la película Matrix).

La historia del film describe el mundo actual, probablemente los años 2000, y se centra en la existencia de un reality show (en el literal sentido del término) que gira en torno a la vida de un hombre en un pacífico pueblo llamado Seaheaven, el típico pueblo con vecinos amables, una comunidad pacífica y solidaria con sus conciudadanos, calles con viviendas unifamiliares y trazados modélicos e incluso un puerto desde donde se observan unas puestas de sol perfectas. Una utopía tomasiana en toda regla. Está felizmente casado, trabaja en una compañía de seguros, paga sus impuestos, corta el césped y siempre es amable con todo el que cruza en su camino. Vamos, un ciudadano modelo. Hasta aquí todo bien. Pero, ¿y si ese hombre no conociera en absoluto la falsedad del mundo que le rodea? ¿Y si absolutamente toda su vida hubiera sido planificada de antemano y todas sus experiencias vitales también? Ése es exactamente el escenario descrito por la película. Todo el pueblo es un gigantesco plató de televisión creado ex profeso para este reality, las rutinas de los actores, la publicidad encubierta, los escenarios e incluso la climatología es artificial y controlada desde la cabina de control de la televisión propietaria del programa. Hasta tal punto llega el control que todo el escenario de la película se desarrolla en una inmensa cúpula aislada del mundo exterior. Al mando de dicho programa se encuentra Christof, el creador megalómano del programa, considerándose así mismo como el padre de Truman e incluso Dios en ese pequeño universo creado para él. En definitiva, Christof define a este reality show como la experiencia definitiva en televisión, una vida real, vivida de forma genuina y espontánea, una vida no actuada, sino experimentada.

La pregunta consecuente sería la siguiente: ¿nunca se ha dado cuenta Truman de los siempre existentes errores consustanciales a tan enorme labor cinematográfica? La respuesta es un sí titubeante. Digamos que sea ha percatado de que existe algo que no encaja, pero no es capaz de armar el puzzle completo, sólo ver las piezas aisladas, siendo el episodio de la actriz Silvia (de la que Truman se enamora) la más relevante de ellas. Además, la dirección del programa se ha encargado de alterar aquellos recuerdos concernientes a episodios de su vida con el objetivo de provocarle un miedo espeluznante a los cambios, a viajar y al mar, siendo el ejemplo más significativo la “muerte” de su padre al ir con él en velero y precipitarse al mar, consiguiendo a través de una condicionamiento clásico provocarle una fobia incontrolable hacia el líquido elemento.

Las similitudes entre esta película y el mito de la caverna de Platón son más que evidentes, así como la simbología alrededor de toda la historia y del protagonista. Dos de estos ejemplos son el propio nombre del protagonista Truman, que se deriva de los vocablos ingleses True Man (hombre verdadero) y el nombre del creador del programa, Christof, abreviatura de Christopher o “el que lleva al mesías” o “el portador de Cristo”. Todo esto no hace sino reforzar esa ligazón intelectual entre ambos aspectos. Truman Burbank sería el hombre de la caverna, viviendo en un mundo falso creado sobre el mundo real donde la “realidad” que cree contemplar son sólo sombras del único mundo real, el mundo de las ideas de Platón, asemejado en el film al mundo exterior. De ahí el nombre de True Man, como la representación del hombre intelectual, el hombre verdadero, el filósofo en definitiva, que no se contenta con el mundo puesto ante sus ojos y utiliza la razón y su intelecto para alcanzar la verdad subyacente a sus sentidos. Sólo a través de esas herramientas podrá ser libre finalmente de las cadenas de la ignorancia. Esa libertad es expresada en el film en la elección realizada por el protagonista cuando, una vez se le ha revelado toda la escena teatral, decide adentrarse en lo desconocido aún a pesar de tener miedo y escapar de la cúpula albergante del gigantesco plató del programa de televisión. Sapere aude. Ni más ni menos. La lucha del hombre intelectual por encontrar la verdad, aunque ello provoque frustación, miedo y en algunos casos la muerte. Esta idea también fue expresada por Nietzsche al referirse al concepto “muerte de Dios”, describiéndolo como la eliminación de religión como fuente de código moral o teleológico. En la película, aún a pesar de la forzada aplicación del término, podemos apreciarlo también al destruirse todas las construcciones psicológicas que han configurado la experiencia, los recuerdos y en definitiva la vida de Truman y han modelado su carácter y espíritu. Esas bases son falsas y están podridas. Sólo a través de la razón puede dar sentido a su existencia.

Otro aspecto realmente interesante acerca del crecimiento como “animal político”, tal como describiría Aristóteles, del protagonista. La experiencia social es uno de los aspectos básicos en la creación de identidades y en la interacción con otros seres humanos, dando sentido y cohesión a cada uno de nosotros. Es decir, al convertirse esa experiencia social en una farsa, cabría preguntarse hasta qué punto su identidad adquirida es verdaderamente genuina y no una planificación preparada, al no ser sincera y espontánea la interacción y el contacto social. Y lo más importante de todo, ¿qué impacto (a todos los niveles) tendría para un individuo teórico de esta clase el descubrimiento de dicha verdad?

Existen otros muchos puntos de interés en esta interesantísima película (cuyo objeto de estudio daría para investigaciones sociológicas, antropológicas, psicológicas, psiquiátricas y filosóficas entre otras), pero prefiero no sobrecargar de información este post para dar a conocer la película y efectuar un pequeño análisis filosófico de la misma. Un saludo y hasta la próxima.


Deja un comentario

Arte en PDF

El Metropolitan Museum of Art ha puesto a disposición del público general la posibilidad de acceder electrónicamente a un catálogo de hasta 375 libros sobre arte de las más variadas temáticas, para consultarlos online en su página web o descargar en pdf si se prefiere. Excelente iniciativa del museo más grande de EEUU que merecía una entrada en este blog. Aquí tenéis el enlace:

http://www.metmuseum.org/research/metpublications/titles-with-full-text-online?searchtype=F&rpp=12&pg=1


Deja un comentario

Canto contra la barbarie

Debido a que nos encontramos en el triste centenario de la que iba a ser “la última de todas las guerras”, y debido a la cantidad de espectáculos, conmemoraciones y loas interesadas de algunos, considero de especial relevancia recordar qué es lo que ocurrió y por qué estos horrores se repitieron más tarde con mayor virulencia si cabe. La idea es presentar un especial sobre la I Guerra Mundial, convenientemente documentado y elaborado, así como contar con la presencia de testimonios y documentos, convertidos la mayoría en públicos gracias a la conmemoración de dicho centenario.

Para abrir boca, me gustaría compartir un poema de Thomas Albert Crawford, un combatiente británico en la batalla del Somme, escrito en 1916. Fue publicado por su hijo Brian Crawford y se puede encontrar en esta dirección url, a la que pertenecen todos los derechos y el copyright. Gracias a su lectura podemos comprender la realidad que no aparece en los libros acerca de la vida en guerra, de su futilidad y de la estupidez de la misma. Espero que os guste.

My stretcher is one scarlet stain,

And as I tries to scrape it clean,

I tell you what – I’m sick of pain,

For all I’ve heard, for all I’ve seen;

Around me is the hellish night,

And as the war’s red rim I trace,

I wonder if in Heaven’s height

Our God don’t turn away his face.

I don’t care whose the crime may be,

I hold no brief for kin or clan;

I feel no hate, I only see

As man destroys his brother man;

I wave no flag, I only know

As here beside the dead I wait,

A million hearts are weighed with woe,

A million homes are desolate.

In dripping darkness far and near,

All night I’ve sought those woeful ones.

Dawn suddens up and still I hear

The crimson chorus of the guns.

Look, like a ball of blood the sun

Hangs o’er the scene of wrath and wrong,

“Quick! Stretcher-bearers on the run!”,

Oh Prince of Peace! How long, how long?”

poem by Tommy Crawford


6 comentarios

La importancia histórica de la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano

Todos hemos oído hablar de este gran documento. Ha sido ensalzado en libros, en películas (de dudosa o no veracidad histórica). Ha sido vilipendiada, maltratada y empleada para fines que no responden a los prigimenios de su origen. Ha sido utilizada para justificar lo injustificable y para guiar a los buscan legitimidad en sus justas reivindicaciones políticas, filosóficas y sociales. Pero, ¿fue realmente tan importante? ¿Marcó un antes y un después? ¿Para beneficio de quién y con qué objetivos? ¿En perjuicio de quién? ¿Fue realmente la Biblia del progreso político, salvador de todos los males, o un experimento fallido que terminó en uno de los procesos revolucionarios más sangrientos de la Historia como sus detractores afirman insistentemente? Pues ni lo uno ni lo otro, si algo caracteriza a la Historia es la gran variedad de grises que siempre nos enseña. Estos son los principales artículos de dicha Declaración:

I. Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en cuanto a sus derechos. Las distinciones civiles sólo podrán fundarse en la utilidad pública.

II. La finalidad de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles del hombre. Esos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión.

III. La fuente de toda soberanía reside esencialmente en la Nación; ningún individuo ni ninguna corporación pueden ser revestidos de autoridad alguna que no emane directamente de ella.

IV. La libertad consiste en poder hacer todo aquello que no cause perjuicio a los demás. El ejercicio de los derechos naturales de cada hombre, no tiene otros límites que los que garantizan a los demás miembros de la sociedad el disfrute de los mismos derechos. Estos límites sólo pueden ser determinados por la ley.

V. La ley sólo puede prohibir las acciones que son perjudiciales a la sociedad. Lo que no está prohibido por la ley no puede ser impedido. Nadie puede verse obligado a aquello que la ley no ordena.

VI. La ley es expresión de la voluntad de la comunidad. Todos los ciudadanos tienen derecho a colaborar en su formación, sea personalmente, sea por medio de sus representantes. Debe ser igual para todos, sea para proteger o para castigar. Siendo todos los ciudadanos iguales ante ella, todos son igualmente elegibles para todos los honores, colocaciones y empleos, conforme a sus distintas capacidades, sin ninguna otra distinción que la creada por sus virtudes y conocimientos.

VII. Ningún hombre puede ser acusado, arrestado y mantenido en confinamiento, excepto en los casos determinados por la ley, y de acuerdo con las formas por ésta prescritas. Todo aquél que promueva, solicite, ejecute o haga que sean ejecutadas órdenes arbitrarias, debe ser castigado, y todo ciudadano requerido o aprendido por virtud de la ley debe obedecer inmediatamente, y se hace culpable si ofrece resistencia.

VIII. La ley no debe imponer otras penas que aquéllas que son estricta y evidentemente necesarias; y nadie puede ser castigado sino en virtud de una ley promulgada con anterioridad a la ofensa y legalmente aplicada.

IX. Todo hombre es considerado inocente hasta que ha sido declarado convicto. Si se estima que su arresto es indispensable, cualquier rigor mayor del indispensable para asegurar su persona ha de ser severamente reprimido por la ley.

X. Ningún hombre debe ser molestado por razón de sus opiniones, ni aun por sus ideas religiosas, siempre que al manifestarlas no se causen trastornos del orden público establecido por la ley.

XI. Puesto que la libre comunicación de los pensamientos y opiniones es uno de los más valiosos derechos del hombre, todo ciudadano puede hablar, escribir y publicar libremente, excepto cuando tenga que responder del abuso de esta libertad en los casos determinados por la ley.

XII. Siendo necesaria una fuerza pública para garantizar los derechos del hombre y del ciudadano, se constituirá esta fuerza en beneficio de la comunidad, y no para el provecho particular de las personas a las que ha sido confiada.

XIII. Siendo necesaria, para sostener la fuerza pública y subvenir a los gastos de administración, una contribución común, ésta debe ser distribuida equitativamente entre los ciudadanos, de acuerdo con sus facultades.

XIV. Todo ciudadano tiene derecho, ya por sí mismo o por su representante, a constatar la necesidad de la contribución pública, a consentirla libremente, a comprobar su adjudicación y a determinar su cuantía, su modo de amillaramiento, su recaudación y su duración.

XV. La sociedad tiene derecho a pedir a todos sus agentes cuentas de su administración.

XVI. Una sociedad en la que la garantía de los derechos no está asegurada, ni la separación de poderes definida, no tiene Constitución.

XVII. Siendo inviolable y sagrado el derecho de propiedad, nadie podrá ser privado de él, excepto cuando la necesidad pública, legalmente comprobada, lo exige de manera evidente, y a la condición de una indemnización previa y justa.

En este texto y, partiendo de un análisis previo de lo que supuso este documento a posteriori, haciendo un balance general de las consecuencias y del complejo proceso histórico de la Revolución Francesa, expondré a continuación las consecuencias que, en mi humilde opinión, conllevó este documento histórico, de gran relevancia para el desarrollo de lo que hoy conocemos como Historia Contemporánea:

  1. En primer lugar, a pesar del peligro de resultar tedioso y redundante, es necesario recalcar la importante contribución de este documento fue la apertura de una vía revolucionaria de entender la sociedad, el poder político y la forma de acceder a él y el medio para eliminar, modificar y sustituirlo por otro nuevo, así como los roles sociales de la gente dentro de la misma y, lo más importante de todo, la implantación e interiorización de la posibilidad del cambio político relacionado íntimamente con la idea filosófico – política de progreso, herencia de la Ilustración. Ello sentó un precedente histórico, cuyas consecuencias (a todos los niveles) marcará los siguientes procesos revolucionarios de cambio en fases históricas posteriores, no sólo durante el siglo XIX, sino durante el XX e, incluso, en la actualidad.
  2. El segundo aspecto de especial importancia en este documento es la importancia histórica del mismo para el desarrollo de la Filosofía Política posterior, sobre todo, debido a las contribuciones del mismo en el desarrollo de la futura influencia de movimientos políticos tales como la democracia o el triunfo del liberalismo político, económico y social durante el siglo XIX. Esta declaración demostró y marcó un precedente histórico en el reformismo político y en la viabilidad histórica de subvertir un sistema político, mediante su previa desintegración o destrucción para, sobre sus cenizas, construir un nuevo sistema basado en un corpus legal sin precedente consuetudinario. Una vez subvertido, la necesidad de captación de la sociedad mediante las nuevas categorías legales de “ciudadano” otorgaba al nuevo sistema legitimidad social y, por ende, política, dentro de la misma Francia. La idea era crear un nuevo sistema legal uniforme que regulara de forma precisa y segura las desigualdades sociales, económicas y políticas y los fallos del propio sistema para para protegerse éste mediante la adhesión de la población debido a la protección e igualdad legal de la población que transfería su soberanía a los representantes, detentadores temporales del nuevo concepto filosófico – político, que daba cohesión y legitimidad al propio sistema: la soberanía nacional. La definición de la misma ,tanto durante la propia Revolución Francesa como posteriormente, es todavía sujeto de estudio y comprensión. La principal aportación al campo de la filosofía política de esta declaración es, por tanto, el concepto de representatividad (idea que ni siquiera a Rousseau terminaba de convencer). Dicho concepto permitía otorgar legitimidad a aquéllas formas de gobierno elegibles por la población, con el objetivo de involucrar a la población en dicho sistema que representa, en teoría, a todos los ciudadanos franceses, con el objetivo de ganarse su adhesión.
  3. Por último, este documento otorga un carácter legal a las reivindicaciones y aspiraciones del Tercer Estado: la abolición del Antiguo Régimen (el cuál es bautizado así a partir de este momento). Esta es, en teoría, la primera vez que ocurre en la historia (y recalco en teoría, debido a que la verdadera primera vez fue la Independencia de los Estados Unidos, encuadrada, sin embargo, en el derecho consuetudinario anglosajón, basado en la defensa de las tradiciones, por el cual las reivindicaciones coloniales suponían, no una traición, sino una reclamación de sus derechos como súbditos de la corona en una relación de igual tributación – igual representación política. Ésta es la razón por la que algunos historiadores se refieren a ese período como una “revolución conservadora”, alejada de las pretensiones de la Revolución Francesa, con el objetivo de protegerse del despotismo de Jorge III de Inglaterra). Un nuevo sistema político y legal, basado en la igualdad legal de los ciudadanos, reemplaza al anterior por medios violentos con el objetivo de reemplazar a la élite dominante por otra nueva, la burguesía. La desaparición de la sociedad estamental tan injusta y detestada, caracterizada por los abusos y la indefensión jurídica ante la ley y los poderosos, se ve sustituida por la nueva sociedad de clases, donde los diferencias y desigualdad legales y políticas no existen, pero sí las económicas. El dinero y el crecimiento y diferencias económicas son los nuevos privilegios, no sólo entre individuos y sociedades, sino también entre estados. La sustitución de una élite gobernante por otra no es un fenómeno nuevo en la historia, sí lo es sin embargo, la construcción de una nueva filosofía política y social así como de un sentimiento de unidad nacional ligado íntimamente al nuevo sistema político con el objetivo de lograr la adhesión social necesaria de la población para la implantación de la sociedad de clases por parte de la burguesía, haciendo creer a dicha población que los objetivos de la burguesía eran los suyos.

Se podría decir, en conclusión, que este documento asienta y consolida la búsqueda de una de las grandes aspiraciones del ser humano, la igualdad, y abre la ventana a un nuevos sistema político y a una nueva sociedad. La Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano marcó el comienzo de la Historia Contemporánea tal y como la entendemos en la actualidad.

 

Bibliografía

– Peter McPhee, The French Revolution 1789-1799.

– http://www.marxists.org/history/france/revolution/index.htm

– http://frda.stanford.edu/

– Paredes, Javier: Historia Universal Contemporánea.