El baúl de Pandora

Reservado para los que deseen abrir su mente


Deja un comentario

Diario de un joven parado español – posible emigrante en los tiempos que corren.

Hoy vamos a inaugurar este nuevo relato con el objetivo tan simple de conseguir la empatía con cualquier persona que se pueda sentir identificada con este texto y con los que vendrán, para hacerle sentir que nadie, nunca, está sólo, para poder así entender que su situación no es única. Va por todos los que se han quedado en el camino.

Como cada tarde de domingo cuando volvía a Madrid para empezar la semana en la universidad, no puedo evitar tener esta sensación. Despedidas efímeras de padres sonrientes por la partida semanal de sus hijos a la universidad. “Cuídate hijo, llama cuándo llegues y ¡come bien!” exclaman esas madres que no terminan de creerse que su polluelo “eche” el vuelo. Miles de ilusiones como estas se verán en ciudades pequeñas como Toledo repartidas por toda España, condenados sus hijos a buscar el futuro en otro lugar para, quizás, retornar con la frente marchita como reza la canción, después de haber perseguido un futuro que no ha regalado nadie y que ha costado el esfuerzo de padres y abuelos, esperando que sus hijos sean mejores que ellos.

Nos dijeron que el futuro estaba en nuestras manos, pero no nos dijeron que querrían cortárnoslas.

Anuncios