El baúl de Pandora

Reservado para los que deseen abrir su mente

La Haka o danza de guerra maorí

Deja un comentario

Hoy nos vamos a centrar en uno de los rituales que más conocido es por el gran público debido a su popularización por parte de la selección nacional de rugby de Nueva Zelanda, realizada antes de cada partido: la danza de guerra maorí o Haka.

Estos pueblos maoríes se establecieron en Nueva Zelanda en sucesivas migraciones desde el siglo X al XIV, antes de la llegada de los europeos, procedentes de la Polinesia oriental (islas Cook, de la Sociedad o incluso Hawaii), debiendo adaptarse a las nuevas condiciones económicas y ambientales. La mayor parte de la información que poseemos sobre este pueblo y sus costumbres proviene de los escritos y estudios de colonos británicos de Nueva Zelanda, conscientes de la abocación a la extinción de esta raza ante la llegada colonizadora europea. 

La organización social maorí era aristocrática. La población se dividía en grandes tribus independientes entre sí, cuyos antepasados respectivos eran los míticos navegantes de la gran migración oceánica. Cada tribu (que llevaba el nombre de una de las canoas de la flota: arawa, aotea, matatua, tainui, etc) se dividía en tribus secundarias, a su vez repartidas en familias, hapu.

El objetivo de esta danza de guerra no era otro que intimidar al adversario e infundir valor en los guerreros maoríes mediante la combinación de gritos y golpes rítmicos. Por ello, además del canto, los maoríes debían expresar su actitud y coraje mediante el uso de todo el cuerpo. Aquí está el vídeo con la danza ritual bailada por unos aborígenes y por las All Blacks antes de un partido de 2007 contra la selección francesa de rugby:

 

 

kia rite! kia rite! Prepárense! prepárense!
kia mau, hi! Manos en la cadera, doblen las rodillas
Ringa ringa pakia Golpeen los muslos con las manos
Waewae takahia kia kino nei hoki Golpeen el suelo con los pies lo más fuerte que puedan!
kia kino nei hoki Lo más fuerte que podamos
Ka mate! Ka mate! Ka ora! Ka ora! ¡Muero! ¡Muero! ¡Vivo! ¡Vivo!
Ka mate! Ka mate! Ka ora! Ka ora! ¡Muero! ¡Muero! ¡Vivo! ¡Vivo!
Tenei te tangata puhuru huru Se trata de los hombres fuertes
Nana nei i tiki mai que fueron a buscar el sol
Whakawhiti te ra Y lo hicieron brillar otra vez
A upa….ne! Ka upa…ne! ¡Un paso hacia adelante! ¡Otro paso hacia adelante!
A upane kaupane whiti te ra! ¡Un paso hacia adelante, Otro hacia adelante….el Sol brilla!
Hi! Atrás

Los maoríes se tatuaban la cara y el cuerpo como forma de singularización y pertenencia a la tribu (ésta no es una particularidad única de esta tribu, tenemos múltiples ejemplos a lo largo del globo), y como medio de infundir temor, ya que esta tribu se encontraba en permanente estado de alerta y de guerra, acompañados de ceremonias o rituales previos al combate como el rapado de cabezas. Ese estado permanente de guerra y alerta es el que explica la realización continua y habitual de actividades físicas relacionadas con el deporte, como un medio para mantenerse en forma para el combate desarrollando la fuerza, la rapidez y la agilidad, utilizando en algunos casos las propias armas de guerra (las cuáles solían ser muy primitivas, como las mazas cortas, siendo las más apreciadas las armas realizadas con jade verde). De hecho, el nombre utilizado para referirse a estas actividades es el de nga mahi a te rehia (literalmente “las artes del placer”). Algunos ejemplos son:

La lucha, en la que sólo podía usarse la parte superior del cuerpo.

El boxeo.

El lanzamiento de venablos.

Las carreras de zancos.

398px-Young_Maori_man_dancing

Joven maorí actuando en un grupo kapahapa. Vía Wikipedia. Autor: Andrew Turner. Esta imagen está bajo una licencia Creative Commons Attribution 2.0 Generic.

Al margen de las visiones tópicas y descontextualizadas que nos llegan, no sólo de esta cultura, sino de todas las que se han extinguido o están en vías de ello, lo que es evidente es que, al margen de los debates que puede suscitar el uso de dicho ritual por la selección de rugby, es una suerte que dicho testimonio de la historia cultural y oral de un pueblo haya llegado hasta nosotros intacto. Nuestro deber es, como mínimo, conservarlo tal y como nos lo encontramos.

Fuentes

– Wikipedia. 

– Barragán Carballar, Carlos: Juegos de todo el mundo. Cultura deportiva de los pueblos indígenas: los maoríes. Museo del Juego. 2010.

Otras referencias bibliográficas de consulta

– Orlick, T.: Libres para cooperar libres para crear. Barcelona. Editorial Paidotribo. 1995

.- Best, E.: The Maorí as He Was. Wellington: R.E. Owen, Government Printer. 1952.

– Firth, R.: Primitive Economics of the New Zeland Maorí. Nueva York: E.P. Dutton. 1929

Anuncios

Autor: Miguel Campos

Licenciado en Historia por la Universidad Autónoma de Madrid en la especialidad de Historia Contemporánea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s