El baúl de Pandora

Reservado para los que deseen abrir su mente

Campiña

Deja un comentario

Este poema es un homenaje a los campos de Castilla que tan cerca tengo y que con el paso de los años valoro cada día más.

Se siente frío al salir,

no un frío helador hasta los huesos

sino aquél que invita a combatirlo con fuego.

La luz ya se torna anaranjada

las voces van apagando su vida,

quedando para dar la bienvenida

un ladrillo, un maullido y un relincho,

se volvieron dueños del pueblo.

Campos de espigas tan altos,

¡dan ganas de tocarlos!

Sumergirse en sus tallos

y bucear en sus raíces.

Se tornan rojas como el fuego

si te acercas demasiado

queman la piel

y calan los huesos.

 

 

Anuncios

Autor: Miguel Campos

Licenciado en Historia por la Universidad Autónoma de Madrid en la especialidad de Historia Contemporánea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s