El baúl de Pandora

Reservado para los que deseen abrir su mente


Deja un comentario

John Cornford

Hoy os doy a conocer a un poeta, cuya progresión intelectual y profesional se vio truncada cuando le sobrevino la muerte el 28 de Diciembre de 1936, un día después de cumplir 21 años,  participando en el Frente de Andalucía, concretamente en la Batalla de Lopera, durante la Guerra Civil Española. Comunista británico convencido, participó de forma activa en dicho partido desde 1933 en Gran Bretaña. Participó primero en las unidades de la milicia del Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM) en el frente de Aragón en Agosto de ese año, para regresar en diciembre del mismo formando parte ya de la XIV Brigada Internacional. Se enamoró pérdidamente de Margot Heinemann, historiadora británica a la que dedicó varios poemas al convertirse en amantes. Que este poema, sirve para no glorificar nada más que el talento, y que conste que no se trata de un homenaje a ningún bando, sino un recordatorio de que sólo a través de la poesía y el amor podemos construir el futuro y dejar atrás todos los demonios que nunca deben repetirse.

A Margot Heinemann

Corazón de este mundo sin corazón.

Querido corazón, pensar en tí

es un dolor a mi lado,

la sombra que enfría el paisaje.

El viento se levanta al atardecer,

recordando que el otoño está cerca.

Tengo miedo de perderte,

tengo miedo de mi miedo.

En el último kilómetro hacia Huesca,

la última barrera de nuestro orgullo,

piensa amablemente, cariño,

que siento que estás a mi lado.

Y si la mala suerte abatiera mi vigor

en una tumba poco profunda

recuerda todo lo bueno,

no te olvides de mi amor.

El poema es de John Cornford. Está extraído del libro: “Voluntarios de la libertad: 50 poemas sobre las Brigadas Internacionales“. Edición: AABI. Madrid. 2001.

Para el que desee conocer más de este poeta aquí dejo el siguiente enlace: http://www.fundanin.org/pardolancina.htm

Anuncios


Deja un comentario

Matrix o el mito de la caverna

Hoy vamos a inaugurar otra sección dedicada al cine, preferentemente histórico, aunque en ella se tratarán aquellas películas que, tanto por su relevancia artística e histórica como intelectual y filosófica, merecen la pena detenerse a examinarlas y pensar sobre ellas. La primera de las elegidas es la famosa película Matrix. Aquí está su ficha técnica.

Título original: The Matrixmatrix-cartel

Duración: 136 minutos.

Realización: 1999.

Dirección: Andy y Larry Wachowsky

Producción: Joel Silver

Música: Don Davis.

Fotografía: Bill Pope

Montaje: Zach Staenberg

Protagonistas: Keanu Reeves

Laurence Fishburne

Carrie-Anne Moss

Hugo Weaving

Esta es una de las películas que más impacto ha tenido sobre mi forma de pensar y sobre la manera en la que me ha hecho replantearme el mundo e incluso mis propias ideas, en algunos casos se demostró que preconcebidas sobre muchas cosas. En su momento fue una película de gran éxito en cartelera, ya que cambiaba el panorama de forma radical con respecto a películas anteriores. Es cierto que el mundo de la ciencia ficción está plagado de historias en las que el ser humano pierde su condición de dominador para pasar a ser el dominado, sin embargo, el tratamiento que en esta película se hace de la realidad patente en la misma es absolutamente increíble. Pero no nos adelantemos todavía.

El eje principal de la Historia gira en torno a Neo, un informático que trabaja para una de las grandes compañías que dominan el mercado. Trabaja en un cubículo pequeño e impersonal en el que realiza la misma tarea de organización y planificación informática día tras día, mes tras mes. Pero Neo posee una doble identidad como un importante hacker que se ha labrado un nombre en Internet mediante la creación de programas piratas y por su habilidad para entrar en lugares que no debe. Sin embargo, hay algo que pica la curiosidad de Neo. Se da cuenta de que algo no encaja en su vida, en su ciudad, en la realidad. Siente que existe algo que no llega a comprender y que después cambiará todo su mundo. En una escena, alguien conecta con él a través de su ordenador aconsejándole que siga al conejo blanco si quiere obtener respuestas. Se encuentra con Trinity, y le ofrece algo que cambiará su vida para siempre. Se encuentra con un personaje conocido como Morfeo, cuyo nombre no es casual, ya que Morfeo era el dios griego del sueño y el que despertaba o sumía en el sueño más profundo a aquéllos que no querían ver la realidad. Esta es la escena:

800px-Platon_Cave_Sanraedam_1604

Alegoría de la Caverna de Platón (1604). Autor: Jan Saenredam. Museo Británico. Vía Wikipedia. Esta obra está en Dominio Público.

Morfeo le plantea la elección de conocer la verdad sobre lo que siempre ha sospechado o permanecer en la ignorancia para seguir siendo feliz. He aquí el momento en que la película se entronca, además de en muchos otros temas, con la filosofía platónica y su alegoría de la caverna.

Platón explicaba en ella la siguiente situación: Unos esclavos encadenados no podían volver la cabeza a ver lo que tenían detrás, únicamente veían las sombras que se proyectaban delante de ellos por sus captores, aunque ellos no lo sabían porque creían estar solos. Cierto día, uno de los esclavos se escapa y sale de la cueva. Al principio, la luz que observa casi le deja ciego, pero comprende con el tiempo, que la verdadera realidad se encuentra fuera de la cueva. Esa verdadera realidad, Platón la denomina mundo de las ideas y sería el espacio donde las ideas o conceptos sobre los elementos perfectos que forman el mundo, siendo el mundo tangible o sensible (en este caso la cueva) donde dichas ideas adquirirían formas imperfectas partiendo de los conceptos ideales del mundo de las ideas, por lo que los sentidos engañan al ser humano al deformarse esas ideas perfectas en las realidades tangibles del mundo sensible. A ese mundo de las ideas únicamente puede accederse mediante el razonamiento, nunca a través de los sentidos que nos engañan. Dicho esclavo regresa para liberar a sus compañeros, los cuáles intentan asesinarle al no querer admitir la posibilidad de que toda su realidad sea falsa. Platón incluso, hace una apreciación con mayores implicaciones todavía, al afirmar que la verdadera realidad es el mundo de las ideas y el resto pura imitación.

Matrix sería, por tanto, la caverna, utilizada por las máquinas para mantener esclavizados a toda la humanidad con el objetivo de conseguir su potencia energético. Se explica en este vídeo dichas motivaciones y el significado de Matrix:

Esta película pertenece, por tanto, al género de las distopías, que es lo contrario de utopía, es decir, un mundo que se presenta como el peor de los escenarios para el ser humano con una realidad apocalíptica que amenaza su existencia. Utopía sería lo contrario, apareciendo dicho término con la obra del mismo nombre del religioso Tomás Moro en 1516 en la que describe el mundo idílico, donde se respondía a los problemas y necesidades sociales de toda la población.

Neo sería ese esclavo que se ha rebelado contra la mentira y ahora pretende convencer a sus compañeros esclavos de su condición servil, pero tal y cómo Morfeo le explica: Aquéllos que intentamos salvar se resistirán a admitir la verdad y lucharán para defender un sistema que consideran suyo, por lo que serán enemigos hasta que se den cuenta de la verdad. Para ello, Matrix, recurre a los llamados “agentes”. Programas informáticos diseñados para cazar a los humanos que se han liberado.

La situación de la resistencia de los humanos que no son esclavos es paradigmática y estupendamente plasmada en la escena en la que Cifra (uno de los miembros de la nave de Morfeo en el mundo real) pacta con el agente Smith para ser reinsertado en Matrix sin acordarse de nada, por lo que renuncia a la verdad por la ignorancia y felicidad, con las implicaciones psicológicas, morales y filosóficas que ello implica.

También es bastante interesante el planteamiento filosófico de cómo la mente es incapaz de vivir sin el cuerpo, entroncando con las ideas platónicas del alma entendida como un todo que no puede disociarse y que se pone de manifiesto en diversas escenas en las que al morir su yo digital, muere su yo real de algunos personajes de la tripulación de la nave de Morfeo, como se aprecia en esta escena:

Neo es considerado como el elegido, por su capacidad para asimilar la verdadera realidad y expandir su mente como ningún otro humano, lo que le hace capaz de habilidades y posibilidades en Matrix vetadas para otros humanos. Por ello, su entendimiento de Matrix, o de la caverna, rompe las barreras psicológicas creadas por el programa informático al vencer la razón para llegar a la verdadera realidad o mundo de las ideas.

Existen otras muchas lecturas sobre la película y muchos otros estudios sobre infinidad de aspectos que se podrían tratar desde el punto de vista psicológico, pero eso lo dejaremos para otras entregas, y así no sobrecargar al lector con demasiada información. Para terminar aquí tenéis la primera parte del documental en el que se exploran las implicaciones filosóficas de la película y el lector puede hacerse una idea de lo expuesto anteriormente:

Fuentes utilizadas

– Buckingham, Will; Burnham, Douglas (obra colaborativa): El libro de la filosofía. Ed. Akal. España. 2011.


Deja un comentario

Fiestas

En medio de Aragón, oscuro y solitario
Acompañado de la tenue luz de la luna
El frío golpea mi cara, la sospecha mi espalda
Llevo solo un viejo diario de la infancia, largo tiempo olvidado
Y un maletín de pasta, de donde solo cabe duda

Llevo una vieja motocicleta y una chaqueta de pana
Trate de dejar atrás la sospecha, y las sábanas de lana
La joven ahora pálida, ahora cubierta de rosas
Pues si yo no hice rojas sus sábanas, el diablo se lleve a quien lo hizo.
Pues era bien hermosa, pues grande era su hechizo.

En el fondo de la negra noche, en el oscuro océano
En la quietud de la noche negra, en la soledad de los campos de trigo
Destacó una luz deslumbrante, una luz en el horizonte
Busqué algo de vida, algo que me de abrigo
Y en medio de la noche, una voz lejana me dijo
“Disfrute de nuestras fiestas”

Había cánticos, bailes y fandango
Y muchachas, mozos y vacas
Bailando toda la noche
Celebrando con alegría

Yo pedí una copa, un vino de la tierra
Y un viejo me dijo
“Tenemos auténtica cosecha este año,
Buena uva de ramo”

Y antes de las doce, tendrían una cena
“Tranquilo, chico, tu eres nuestro invitado hoy
Toma asiento, y descansa”
Me dijeron bellas muchachas.

No habia cochinillo, ni vaca ni lechazo
Solo un gran olor, y el sonido del afilador
Pregunté que se celebraba, y ella me dijo
“Es la mayor fiesta desde el ’36
Los jovenes se fueron y ya no podrán volver,
Toma asiento, bebe agusto
La fiesta acaba de empezar
Y jamás la vas a abandonar”


Deja un comentario

La fiesta

Hoy os traigo un mismo relato desde dos perspectivas. La primera es la de un narrador en tercera persona, externo (no forma parte de la acción); la segunda, también es un narrador en tercera persona, pero interno (es uno de los personajes que aparecen en el relato. Espero que os guste.

A)     Narrador en tercera persona (externo)

Cristina estaba en un rincón de la sala, con la copa de Fanta y vodka en la mano.

–          ¡Venga Cris! ¿Por qué no te animas a bailar?- comentó Marta mientras movía el cuerpo como si un playmovil intentara parecer de blandi-blu.

Cristina levantó los ojos hacia ella.

–          Mmm… Creo que no Martis- dijo sin mover un solo músculo de la cara.

–          Ueee…- Marta movía los brazos como si estuviera haciendo la ola y sonreía de oreja a oreja.

Cristina hizo una mueca que no llegó a terminar en sonrisa. Con un sólo vistazo, comprobó que alguien- desconocido, chico, camisa Ralph Lauren- se acercaba por detrás de Marta, y entonces su expresión volvió a ser la misma que al principio.

–          Marta, te reclaman para las fotos- la agarró de los hombros y la apretó con firmeza-. No te preocupes, que ya cuido yo de tu amiga- le guiñó un ojo sonriendo, de manera que Cristina también lo viera.

–          Jajaja…- rió Marta divertida- Eso si no se ocupa ella antes de ti- puso las manos en forma de pistola e hizo un ruidito con la lengua, como si disparase.

Marta se alejó cantarina con su estilo propio de baile.

–          Eres Cristina, ¿verdad?- dijo clavándole sus ojos en los de ella.

Cristina asintió, mirando hacia otro lado.

–          ¿Hace mucho que conoces a Marta?- le sonrió, mientras se apoyaba con el brazo en la pared.

Ella le miró un momento y le contestó:

–          Bastante.

Él se rió por lo bajinis.

–          ¡Vaya! Sí que cuesta trabajo sacarte una palabra…- contestó con algo de gracia-. Así que no te gusta bailar esta música, ¿no? Lo entiendo, el pop no le gusta a todo el mundo. Quizás eres más de rock…- Cristina puso la misma cara que cuando Marta le preguntó si bailaba- Jajajaja… ¡vale, vale! No, no parece que te guste tampoco. Entonces…

Por primera vez, ella se puso de frente y le interrumpió.

–          Te voy a ahorrar un rato de perder el tiempo: no, no me gusta el rock; tampoco me gusta esta música; y no me gusta bailar, ningún tipo de música y menos delante de gente que no conozco- dijo sin mover una sola parte de su cuerpo.

El chico contestó, dejando de apoyarse en la pared y metiéndose una de las manos en el bolsillo:

–          Entonces, ¿qué te gusta?

Cristina no volvió a mirarle; dejó los ojos clavados en la pared que había al fondo de la sala y antes de subir la copa hasta los labios dijo:

–          Nada de lo que hay en esta sala.

B)      Narrador en tercera persona, interno (personaje)

Al principio de la fiesta, vi a Cristina en un rincón, como siempre. Me acerqué haciendo un poco el tonto a ver si por lo menos le sacaba una sonrisa (sabía que lo de intentar que bailara era imposible, sobre todo habiendo gente de mi universidad que no conocía).

Cuando vi  que Marcos me alejaba para quedarse a solas con ella, le lancé una indirecta, que por supuesto, alguien con tanto éxito no sabría coger.

Mientras he hacía las fotos apartaba poco la vista de la pareja. Él intentaba transmitir su halo seductor, pero en Cristina el efecto era  como el de una urticaria. Creo que ella casi no habló, pero al poco, la vi ponerse frente a él y vocalizar mucho. Cristina 1- Marcos 0. Segunda ronda. Parecía que lo había descuadrado bastante: tu cara parecía menos de estar ligando y más de estar ante un león domesticado del que no te fías. La siguiente vez que ella abrió la boca, ni siquiera le miró. Marcos ya no sabía dónde meterse.

Y es que Cristina no soportaba a los que intentaban ligar con ella.


Deja un comentario

Por tierras de España

Hoy me apetece hacer un homenaje a Antonio Machado a través de uno de sus poemas, que me ha puesto los pelos de punta, de su obra “Campos de Castilla”, terminada en 1917 en el que relata, con sorprendente antelación lo que posteriormente vivirá, triste y largamente, nuestro país, cuyas consecuencias no terminarán hasta que pueda más el olvido que la sanación.

Alumno en la Institución Libre de Enseñanza, obtuvo la cátedra de Lengua Francesa, en 1907, en el instituto de Soria. En 1917 consiguió la licenciatura de Filosofía y Letras publicando ese mismo año la 1ª edición de sus Poesías completas. De 1919 a 1931 fue profesor del instituto de Segovia. A partir de 1907 empezó a publicar sus obras como “Soledades” o “Campos de Castilla aquí mencionado anteriormente, colaborando activamente hasta el final de su vida en multitud de revistas culturales. Su obra se basaba en el diálogo íntimo del poeta en el que el verbo, expresando tiempo, siendo secundarios otros elementos como la musicalidad, la forma la rima. La poesía debe ser la expresión más profundo de los sentimientos. Murió en 1939 en Colliure, Francia, poco después de su madre. Aquí va el poema:

El hombre de estos campos que incendia los pinares
y su despojo aguarda como botín de guerra
antaño hubo raído los negros encinares,
talado los robustos robledos de la sierra.

Hoy ve sus pobres hijos huyendo de sus lares;

la tempestad llevarse los limos de la tierra

por los sagrados ríos hacia los anchos mares;

y en páramos malditos trabaja, sufre y yerra.

Es hijo de una estirpe de rudos caminantes,

pastores que conducen sus hordas de merinos

a Extremadura fértil, rebaños trashumantes

que mancha el polvo y dora el sol de los caminos.

Pequeño, ágil, sufrido, los ojos del hombre astuto,

hundidos, recelosos, movibles; y trazadas

cual arco de ballesta, en el semblante enjuto

de pómulos salientes, las cejas muy pobladas.

Abunda el hombre malo del campo y de la aldea,

capaz de insanos vicios y crímenes bestiales,

que bajo el pardo sayo esconde un alma fea,

esclava de los siete pecados capitales.

Los ojos siempre turbios de envidia o tristeza,

guarda su presa y llora la que el vecino alcanza;

ni para su infortunio ni goza su riqueza;

le hieren y acongojan fortuna y malandanza.

El numen de estos campos es sanguinario y fiero;

al declinar la tarde, sobre el remoto alcor,

veréis agigantarse la forma de un arquero,

la forma de un inmenso centauro flechador.

Veréis llanuras bélicas y páramos de asceta

– no fue por estos campos el bíblico jardín -;

son tierras para el águila, un trozo de planeta

por donde cruza errante la sombra de Caín.

Para terminar, aquí tenéis una colección de los artículos escritos por Machado para el periódico La Vanguardia, activo colaborador del gobierno de la República: http://www.lavanguardia.com/hemeroteca/20110415/54138238155/antonio-machado-el-poeta-republicano.html

Fuente

– Machado, Antonio: Antología poética. Biblioteca Básica Salvat. Madrid. 1985.


Deja un comentario

Grandes guerreros de la Historia III

Hoy nos encontramos ante otra de las unidades más feroces que han existido a lo largo de la Historia, y no debemos ir muy lejos para buscar el origen de la misma: los tercios españoles. Mucho se ha dicho ya sobre estas unidades y mucho más se podría hablar, pero intentaremos resumir para no agotar al lector.

Son el exponente de renacimiento de la infantería en el arte militar moderno. Empiezan a surgir a partir de 1495 por la reorganización del ejército llevada a cabo por los Reyes Católicos, haciendo su carta de presentación en el cuerpo expedicionario liderado por el Gran Capitán, Gonzalo Fernández de Córdoba.

El gran capitán recorriendo el campo de Batalla de Ceñirola (1835).  Museo del prado.

El gran capitán recorriendo el campo de la Batalla de Ceñirola (1835). Obra de Federico de Madrazo y Küntz. Fuente: Federico de Madrazo y Küntz. Museo del Prado. Vía Wikipedia. El documento está en el dominio público.

La aparición de la palabra “tercios” como unidad operativa puede venir de la división en 3 divisiones de los soldados reflejada en un reglamento de 1497: un tercio con picas, otro tercio con escudados (espada y escudos) y otro tercio de ballesteros y espingarderos. Sin embargo, la Gran Ordenanza de 1503 de los Reyes Católicos armonizaba la Organización Militar, haciendo desaparecer a los escudados, ballesteros y espingarderos para sustituirlos por los arcabuceros y mosqueteros junto con la artillería. Esta unidad sería utilizado hasta principios del siglo XVIII aproximadamente cuando la llegada de los Borbones cambió la organización militar. Fueron la principal unidad empleada durante las guerras mantenidas por la corona de los Austrias en España, siendo protagonistas en Guerras tan cruentas y duraderas como las de Flandes, donde la movilidad y características de los tercios se adecuaban al tipo de guerra de desgastes que se practicaba en estos escenarios. Participaron en batallas como las de Rocroi (1643) o Pavía (1525).

655px-1650_-_tercio

Soldados de los tercios de Flandes por graduaciones. Fuente: artelibre.org. Vía Wikipedia. Esta obra tiene una licencia de arte libre.

Estaban comandados por un Maestre de Campo, que dependía del Jefe del Ejército, con rango de Capitán General. A continuación se detalla un esquema organizativo de la jerarquía militar de los tercios.

El alistamiento era voluntario y llevado a cabo a través de la “conduta” (conducta), documento entregado por el rey a los capitanes autorizando a la realización de la leva mediante este “contrato” por llamarlo de ese modo.

Organización de un tercio

Esquema de la jerarquía militar dentro de un tercio de Flandes. Vía Wikipedia. Licencia GNU Free Documentation License.

Entre los alistados había gente de toda clase: desde gente analfabeta que no tenía que comer, a hidalgos (pequeña nobleza española) que pretendía ascender socialmente a través del servicio militar y la condecoración de honores. Se prefería a los jóvenes mayores de 20 años que hubieran recibido entrenamiento militar y que no estuvieran impedidos, así como no alistar a los considerados como “viejos”. Juraban fidelidad al rey, a la nación, y a la defensa de la religión católica, dejándose guiar por un sentimiento de fidelidad y honor, disciplina, valor, camaradería y compañerismo, configurando una estructura mental que permitió ganar batallas por la motivación y la moral demostrada por las tropas, predominando sobre la técnica en muchas ocasiones. Cada unidad tenía su nombre y las más belicosas incluso un apodo. Solían portar la siguiente bandera con sus diferentes variaciones:

750px-Flag_of_Cross_of_Burgundy.svg

Bandera borgoñona adoptada por el Imperio Español a la subida de Carlos V al trono de España y deI Imperio Austro – Húngaro. Autor: Ningyou. Vía Wikipedia. Licencia Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported.

Una de las principales características de estas unidades era su capacidad para fragmentarse ya que no era una unidad compacta de combate, sino que podía desgajarse en unidades menores y más móviles, llegando incluso al combate individual donde la iniciativa y el arrojo de los soldados pillaba desprevenidos a los soldados enemigos. La eficacia de estas unidades, habiendo autores que han comparado su contundencia y su importancia en la historia militar con las legiones romanas y la falange macedónica, descansa en la combinación de armas blancas (principalmente pica y espada) con las de fuego (arcabuz y mosquete), que permitió al tercio ser muy flexible en su táctica y adaptarse a las diferentes situaciones de combate. He aquí un vídeo de la película Alatriste en el que se aprecia la táctica de combate:

Diorama de los tercios de Flandes. Museo del EJército de Toledo.

Diorama de los tercios de Flandes. Museo del Ejército (Toledo).

Una de las tácticas empleadas era la conocida como “encamisada”. Consistía en una operación nocturna realizada por sorpresa sobre el enemigo, llevando los pertrechadoras de la misma una camisa blanca para diferenciarse. El objetivo era causar el mayor número de bajas posibles, la inutilización del armamente e incendiar edificios en la retirada. Además, permitía crear en el enemigo un desasosiego y un estado de alerta constante que impedía el descanso físico y mental, hecho que provocó que se les considerara como demonios durante las Guerras de Flandes, minando así la moral de los enemigos.

Las armas utilizadas como se ha comentado anteriormente son principalmente las picas, los arcabuces y mosquetes, y las espadas y dagas.

La pica era empleada para mantener frenar las cargas de caballería, al clavarse en el suelo y ser sujetadas por el peso del cuerpo (como se advierte en la foto), además de para mantener alejada a la infantería mientras los mosqueteros disparaban.

Uniforme de mosquetero de los tercios españoles. Museo del Ejército (Toledo)

Uniforme de mosquetero de los tercios españoles. Museo del Ejército (Toledo)

Los mosqueteros eran las tropas de élite de los tercios. Portaban los mosquetes que permitían disparar proyectiles mediante el sistema conocido como llave de mecha que disparaba al accionar el gatillo. Era muy difícil acertar con este arma y el proceso de recarga de este arma era extremadamente lento y complejo, por lo que debían estar protegidos de los ataques enemigos. Además su distancia de alcance era de unos 70 o 90 metros.

Las espadas y dagas estaban reservadas para el combate cuerpo a cuerpo inevitable, siendo la más popular la daga de vela.

Sin embargo, no se debe olvidar las visicitudes de la guerra y las consecuencias negativas que siempre trae, no escapando los tercios a esta excepción al ser acusados por sus enemigos de las mayores atrocidades y perversidades, quizás como medio de lucha frente al Imperio Español y sus unidades de choque, sin faltarles razón en cuanto a sus faltas y delitos.

Independientemente del uso nacionalista que se le ha querido dar al recuerdo de esta unidad, lo que sí es cierto es que revolucionó la estrategia militar al otorgar victorias basadas no sólo en las innovaciones militares, sino también en la leyenda negra que causaba miedo o, al menos, fascinación entre sus enemigos. Sobre todo teniendo en cuenta hechos tan ensalzados y míticos dentro de la idiosincrasia de los tercios de Flandes como el milagro de Empel (en 1585) cuando se cuenta la Virgen de la Inmaculada Concepción heló el lago que rodeaba la isla donde se encontraban asediados los tercios por las tropas de las Provincias Unidas, permitiéndoles ganar la batalla, gracias en teoría a la aparición de dicha virgen.

Se puede cerrar la historia de los tercios con esta estrofa:

España mi natura,
Italia mi ventura,
¡Flandes mi sepultura!

Fuentes utilizadas

– Parker, Geoffrey: El ejército de Flandes y el Camino Español, 1567–1659. Madrid.  2010. Alianza Editorial

– Del Hierro Gil, Juan: Los tercios de Flandes, sus hombres. Cinco castellano – manchegos testigos de aquellas guerras. España. 2009. Cuadernos de estudios manchegos, nº 34. Edición digitalizada.


Deja un comentario

Super-glu: Ejemplo de Correlato

El correlato o correlato objetivo es un recurso literario mediante el que utilizamos una serie de imágenes enlazadas entre sí para describir un sentimiento. Creo que el siguiente podría ser un ejemplo de ello.

Objetos:

-Una rama de lavanda marchitada, con algunos brotes nuevos en la punta.

– Una caja

Frase: “A los demás sólo le contamos lo bonito”.

Super-glu

“En numerosas ocasiones, las relaciones son como una lavanda marchitada a principios de otoño, que se esfuerza porque sigan naciendo algunos brotes nuevos en su punta aunque interiormente sepa que ya no es momento para ello. Todos los días, una de cal y dos de arena. Cada desprecio, cada putada: el desánimo que se agolpa en nuestro pecho se cura con una aspirina para niños de “sonrisa-medio-mueca” que esta vez no parece acabar en discusión. “Las cosas van a mejorar”, “Está cambiando”, “Mi hombre es maravilloso: hoy hasta me ha sonreído…”. Esto es lo que una comenta cuando habla con las amigas. A los demás sólo le contamos lo bonito, sobre todo cuando lo que no es tan bonito es amontonado en un enorme almacén de la mente, todo disperso y escondido entre recovecos. El problema es que cuando ya no merece la pena soportar las dos de arena por la de cal, tu enfado marca las cajas con purpurina y resplandecen más que el oro en tu cabeza, de manera que aparecen en cada pensamiento. Lo peor es que crees que el malnacido que adhirió la purpurina a las cajas lo hizo con super-glu”.